Nota # 203049

  • |
  • 02-Dec-2019 21:34:00 hrs.
    En su nueva novela Tiempos Recios, Vargas Llosa relata una fake news de 1954 que tumbó a un presidente en Guatemala
    Canal 44 | Señal Informativa Edición Nocturna | Carlos Martinez Macias

    Nota informativa de Ignacio Pérez Vega

    En su nueva novela Tiempos Recios, el escritor Mario Vargas Llosa, relata una historia situada en 1954 en Guatemala, donde se produjo una fake news, que tuvo el propósito de derrocar al presidente guatemalteco, Jacobo Arbenz y lo logró.

    Sin existir las redes sociales de hoy, la United Fruit Company contrató al publicista Edward Bernays, para crear una historia ficticia de que Arbenz era en realidad un caballo de troya de la Unión Soviética, para introducir el comunismo en América Latina. Nada mas lejos de eso, ya que el presidente de Guatemala redactó una nueva constitución, pero a imagen y semejanza de la de Estados Unidos, relató Vargas Llosa, ganador del Premio Nobel de Literatura 2010.

    Para dar credibilidad e la versión de que Arbenz era comunista, invitó a periodistas estadounidenses, a quienes les “fabricaron” un recorrido para darle verosimilitud a la fake news. A la United Fruit Company –mayor exportador de bananas en el mundo en esa época-, no le convenía el mandato del presidente elegido en forma democrática, porque les exigía el pago de impuestos y autorizó el derecho de huelga, relató Vargas Llosa, ante un abarrotado salón en la Feria Internacional del Libro (FIL).

    “Yo descubrí esta historia porque ya había escrito una novela del dictador (Rafael) Trujillo (La Fiesta del Chivo), pero no sabía prácticamente nada de la intervención de Trujillo en la contrarrevolución de Castillo Armas en Guatemala y mucho menos luego de esa amistad entrañable entre Trujillo y Castillo Armas, Trujillo convirtió esa amistad en un odio sistemático, feroz, en contra de Castillo Armas”, relató.

    Juan Cruz, periodista adjunto a la dirección del periódico El País, presentó la novela, quien dijo que él traía preparadas 30 preguntas para plantearle al Nobel hispano-peruano, sin embargo, Vargas Llosa usó 50 minutos, en los que contestó una a una las preguntas que nunca planteó Cruz.

    Calificación





    Testigo

    203049.mp4

    Esta página es solo una muestra de cómo nuestros clientes ven la información que se genera, algunas funciones pueden no estar habilitadas.
    Si quieres regresar a la página principal, puedes hacer click aquí.